user_mobilelogo

Pregón María Trinidad Ortíz Morente. 2010

 
Dª  Mª Trinidad  Ortiz  Morente
 
Maestra por vocación y Camarera de la Virgen de los Dolores por devoción
 
Saludos
 
Buenas noches a todos y todas los presentes en  este acto inicial de la Semana Santa competeña, permitidme también un recuerdo especial a los ausentes. Saludos cordiales a todas aquellas personas cuya Fe les ha traído a este templo de Nuestra Señora de la Asunción de Cómpeta para escuchar este humilde Pregón de la Semana Grande para los cristianos-as.
 
Agradecimientos
 
Es la hora de los agradecimientos, en primer lugar es preciso dar las gracias a Dios por estar presente en nuestras vidas; a la Agrupación de Cofradías de nuestro pueblo, que me ha brindado la oportunidad de dirigirme a vosotros-as (permitidme la familiaridad que da la amistad o la vecindad); a las autoridades eclesiásticas y civiles: señor párroco, señor alcalde, Presidenta de la Agrupación de Cofradías, Hermanos cofrades,  familia, amigos-as y competeños-as de nacimiento o  de sentimiento.  
 
La Semana Santa tiene en la música una gran aliada, por eso agradezco a  las personas que dotadas de talento musical lo comparten con nosotros-as ya sea a través de un instrumento o con su voz.  
          
Viene siendo costumbre que el anterior pregonero presente a la pregonera actual. Debo agradecer a D. José Mª Arjona, las palabras tan emotivas que me ha dedicado, de las que no me considero merecedora.
 
Como él y mis predecesores, tuve varios sentimientos encontrados cuando Dª Pilar López, presidenta de la Agrupación de Cofradías,  me propuso el verano pasado que preparase este Pregón. Al principio las  dudas, inquietud y  responsabilidad  iniciales dieron paso a la alegría y  satisfacción de poder compartir este pregón de Semana Santa. Pili aprovechó un momento de descanso en un acto académico para hacerme la propuesta. Allí estábamos las dos, en el patio del Instituto, con el calor propio de los últimos días de Junio y hablando de Semana Santa. Como persona implicada en la Semana Santa competeña, soy consciente del trabajo realizado por las cofradías y no me pareció demasiado pronto. Pero no me consideraba la persona más adecuada, ni la más “religiosa”, ni la mejor preparada,…Sin embargo, no tenía más remedio que aceptar, era mi obligación dejar de lado la timidez, el miedo escénico y compartir con vosotros-as esta experiencia.
 
Si un PREGÓN es la promulgación o publicación que se hace en voz alta de un asunto de interés general, alzo mi voz para hablaros de la Semana Santa. Si en este discurso público se anuncia e inicia la celebración  de una festividad y se invita a participar en ella, yo os ruego que nos acompañéis en estos días para vivir con nosotros-as ese dolor, esa pasión y,  celebrar la victoria de la Fe y de la Vida.
 
Tal vez influida por mi profesión, el primer paso tras recibir el encargo fue documentarme. Durante varios años he asistido con emoción a este acto. He leído muchos  pregones de Semana Santa y, por supuesto, los nuestros y he podido apreciar en esas palabras el sentimiento y el cariño con los que se han escrito. Quiero aprovechar la ocasión para traer a nuestra memoria aquellos pregones que inició en 1993 D. Antonio Navas Montes y los sucesivos pregoneros –as que han realizado maravillosamente la tarea que hoy me ha sido encomendada.
 
Inevitablemente este Pregón será distinto a los demás, porque estará plagado de vivencias y sentimientos personales que surgen del interior de cada pregonero o pregonera.
 
Decía la Madre Teresa de Calcuta : “Haz las cosas pequeñas con gran amor”, y así se ha ido redactando, revisando, añadiendo, eliminando, volviendo a revisar  cada fragmento del Pregón ,con gran AMOR.
 
En estos tiempos de crisis económica, social y espiritual, he de confesar que siempre he sido creyente. La Fe  ha sustentado mi vida, por este motivo comienzo tomando el Credo como punto de partida:
 
CREDO
 
Creo en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su Único hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos. Subió a los cielos, y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna.Amén. 
 
 
 En esta oración se resume la base que sustenta nuestra  Semana  Mayor.
 
Ninguna Semana Santa es igual a otra, ni se vive de la misma forma, influyen tantos aspectos: la religiosidad, la implicación, el estado de ánimo, la salud, etc.
 
La Semana Santa desde fuera.
 
Como muchos -as sabéis, aunque nací aquí, a los 2 años emigré con mi familia a Barcelona en una época de crisis muy parecida a ésta. En la década de los 60 muchos andaluces-as tuvimos que buscar el futuro lejos de nuestra tierra. Permanecimos allí más de veinte años, llenos de esfuerzo, de lucha y de trabajo. La ilusión de mis padres siempre fue regresar a su pueblo. De ellos  aprendí ¡tantas cosas!, entre ellas, los valores básicos del cristianismo. En Barcelona el sentimiento cristiano es más reservado, más interior, las manifestaciones religiosas no son tan notorias. Cuando volví a Cómpeta de jovencita, nunca había visto una procesión en directo y me sorprendió gratamente ver cómo las “sentían” mis primos-as y mis amigos-as. Al principio he de reconocer que veía la Semana Santa como una turista más, de vacaciones,  sin llegar al fondo, sin profundizar.
 
 
La Semana Santa por Dentro.
 
Con los años, nuestro regreso a Cómpeta, la amistad con la familia López Ruiz (Cofradía de Ntra. Sra. de los Dolores), la implicación profesional  en la vida social y religiosa, hizo aflorar un sentimiento que estaba ahí.  Comencé a ayudar en pequeños menesteres a la Cofradía de la Virgen de los Dolores simplemente por amistad, pero cada año la implicación fue aumentando hasta recibir con gran honor el título de Camarera de la Virgen de los Dolores. Es un “trabajo” que realizo con entusiasmo, no importan las horas, los problemillas, las dificultades,… porque la Virgen se lo merece todo. En esos momentos de intimidad con la Virgen, arreglándola respetuosamente, junto a mi amiga Luisa, entre encajes, alfileres, telas, da tiempo a reflexionar y a intentar transmitir a través de ella el sentir cristiano (el dolor, la tristeza, la soledad y la alegría de la Resurrección). Mi familia comprende y comparte este sentimiento cofrade  que se va transmitiendo de generación en generación. 
 
Virgen  de los Dolores
 
Tú cómo las buenas madres,
 
sabes, desde tu retiro,
 
lo que ocultan, lo que callan 
 
de los pasos de tu hijo.
 
 
Sabes las acusaciones 
 
lanzadas contra tu hijo,
 
y lees los Libros Santos,
 
buscas el sutil resquicio
 
por donde pueda escapar
 
de ser un reo, un convicto.
 
¡Ay, Virgen de los Dolores!
 
tu sufrimiento es continuo.
 
Pasan rápidas las horas,
 
se está avecinando el tiempo
 
del sacrificio sagrado
 
que aposentará en el cielo
 
a las almas desterradas, 
 
condenadas al infierno.
 
 
¡Cómo te duele, María,
 
el alma herida en tu pecho!
 
 
Desde  dentro de la Cofradía es una visión distinta, se termina una S. Santa y ya estamos preparando la siguiente. ¡Cuántas reuniones, cuántos preparativos, cuántos problemas! y, siempre rezando y mirando al cielo. Existe una gran unión en la Agrupación de Cofradías, un enorme trabajo y un excelente resultado cuando todos los actos previstos van teniendo lugar. ¡Qué satisfacción cuando se encierran los tronos en el templo!
 
Sin desmerecer la belleza y fastuosidad de las  grandes ciudades andaluzas como Málaga o Sevilla, nuestra Semana Santa  tiene un carácter más íntimo, más próximo, el propio de un pueblo. Un pueblo blanco, de calles estrechas y empinadas, donde portar los tronos es una tarea difícil, casi imposible, pero la Fe lo consigue. Cómpeta resulta un marco incomparable para revivir la Pasión, muerte y resurrección de nuestro Señor.  
 
Para nuestro pueblo, eminentemente turístico supone la visita de muchas personas de otros lugares y nacionalidades distintas. Para el simple turista o visitante, unos días de vacaciones, ocio, contacto con la naturaleza, con unos paisajes y costumbres diferentes. Puede considerar las procesiones como una simple representación plástica de carácter religioso.
Para los comerciantes o personas dedicadas al sector servicios, unos días de trabajo extra y de mayor rendimiento económico.
 
Para los niños y  niñas es también un tiempo de ilusión, de visitas familiares, de libertad en un pueblo tranquilo,  de búsqueda de velas y pelotas de cera,  de seguir e imitar la música de las bandas. Todos quieren tocar los tambores y, de regreso a las aulas siguen jugando a las procesiones, unos portan los tronos, otros son los penitentes, otros son los músicos, etc.
 
Para los cristianos y cristianas proporciona la oportunidad de reflexionar más íntimamente en su fe y dejar atrás la negatividad. Nosotros -as revivimos cada año la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. Si la Pascua que celebramos significa el paso de la Muerte a la Vida, siempre saldrán victoriosas la Esperanza y la Vida.
 
    Para las personas que individual o colectivamente preparan, colaboran  y participan de alguna forma en los actos tanto en la Iglesia como en las procesiones, quisiera trasladarles el agradecimiento del pueblo de Cómpeta por su esfuerzo y buen hacer.
 
La Semana Santa también  se percibe con los sentidos:
 
Ya flota en el ambiente la proximidad de un acontecimiento.
 
 Ya suenan los primeros acordes de las marchas. El corazón da un vuelco de alegría cuando aparecen las bandas de música, una más solemne, la otra más vivaz. ¡Cuántas noches de ensayo a sus espaldas!, ¡Qué paciencia la de los directores!  A lo lejos, en un balcón de la calle Sevilla suena el  quejido de las saetas.
 
Ya huele a Semana Santa, a incienso, azahar y a cera. 
 
Ya se paladea la gastronomía competeña propia de estas fechas. Las madres preparan potajes de garbanzos, arroz con bacalao, tortitas de S. Santa, calabaza frita  y, de postre arroz con leche,  buñuelos, pestiños y torrijas.  Sabores de siempre que se repiten año tras año. 
 
Ya se toca la suavidad de los mantos, de las flores, de la ropa nueva.
 
Ya se ve el fervor  religioso en la casa, en la calle, en la Iglesia; en las miradas atónitas de los niños-as, en las cómplices de los enamorados-as, en las nostálgicas de los mayores.
 
 
Programa de Semana Santa
 
El acto inicial se celebró el sábado 27 de Febrero con la Presentación del Cartel de Semana Santa 2010 a cargo de D. Juan Luis Fernández García y protagonizado este año por la bella imagen de Nuestro Padre Jesús Cautivo, cuyas manos atadas simbolizan el sacrificio que está realizando para liberar de sus pecados y culpas a la Humanidad.
 
El sábado 6 de Marzo se procedió a la bendición del estandarte, faldones  y escapularios de la Cofradía de la Entrada Triunfal de Jesús en Jerusalén, conocido popularmente como “Borriquita”. Posteriormente, se procedió a inagurar la II Exposición de Arte Sacro.
 
El sábado 20 de marzo dio comienzo el septenario de la Virgen de los Dolores.
 
Viernes, 26 de Marzo : Viernes de Dolores
 
 Septenario de la Virgen de los Dolores, Santa Misa y Besamanos. Se retomó la antigua tradición de la Procesión infantil. Los niños-as del pueblo portando tronos elaborados por ellos-as mismos-as, partieron del Paseo de las Tradiciones y realizaron el recorrido por la estación corta.
 
 
Sábado, 27 de Marzo
 
 En este momento estamos en pleno Pregón de Semana Santa, tal como estaba previsto.
 
Domingo de Ramos – Alegría y lección de humildad
 
MÚSICA 
 
Ya  predijo Zacarías
 
que viene el Rey a su reino,
 
es el justo, el victorioso
 
obviador del cautiverio;
 
sale con gozo, con júbilo,
 
la muchedumbre a su encuentro, 
 
con ramos de olivo y palmas…
 
¡Todo se está cumpliendo!
 
 
Suele ser un Domingo alegre, de convivencia y relación familiar. Los competeños-as y visitantes debemos madrugar un poquito para ir a la Ermita de San Antón a bendecir las ramas de olivo y las palmas y acompañar a la Cofradía de Nuestro Padre Jesús en su entrada en Jerusalén que tras la misa realizará su recorrido por Cómpeta. 
 
“¡Hosanna al hijo de David! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!
 
¡Hosanna en las alturas!” (Mat. 21,7,9)
 
¡Qué luz especial desprende la Plaza Almijara, este año bellamente engalanada, la calle Sevilla, la Carrera, la calle San Antonio, la Ermita de San Antón!  ¡Qué alegre suena la música de las bandas! Todos-as tan felices,  arreglados-as para la ocasión, estrenando alguna prenda. Con nuestras palmas y ramas de olivo acompañamos al Mesías, tan humilde que podría haber elegido cualquier cabalgadura y se ha decantado por un  simple borriquito. ¡Qué lección a nuestro consumismo actual donde todos luchamos por tener la mejor casa, el mejor coche, el móvil de última generación, bienes materiales que al final desaparecen!
 
Miércoles Santo: Inicio 
 
Comienza el Calvario de nuestro señor, Jesucristo. Nos reuniremos en la Plaza Almijara en la fría noche de Semana Santa para acompañar en su salida procesional a las cofradías de Nuestro Padre Jesús Cautivo, Ntro. Padre Jesús atado a la columna y Ntra. Sra. de los Dolores.
 
 
MÚSICA   
 
Jueves Santo: Despedida, traición y  prisión
 
Recordamos la última cena de Jesús con sus apóstoles, donde les lavó los pies como ejemplo de servicialidad. Se instituyó la Eucaristía y el Sacerdocio. Al terminar la última cena, Jesús se fue a orar al Huerto de los Olivos donde recibió el beso traidor de Judas, fue apresado y llevado cautivo.
 
Todos-as estamos presos en cierta forma de nuestros pecados, nuestros defectos, nuestros miedos e incertidumbres y, estos momentos son propicios para la reflexión.
 
Hoy celebraremos la Cena del Señor; el lavatorio de pies y la reserva del Señor en el Monumento y  procesión por la estación larga de Ntro. Padre Jesús  Nazareno y Ntra. Sra. de los Dolores.
 
 
Viernes Santo: Tristeza, abandono y muerte
 
MÚSICA
 
Es un día de intensa emoción, comenzará  temprano con la salida del Santísimo Cristo Crucificado en piadoso Vía Crucis; continuará con la Representación de la Pasión de Jesucristo; por la tarde el Sermón de las Siete Palabras, el Oficio de la Pasión del Señor y por la noche, la salida procesional  de las bellas imágenes del Santísimo Cristo Crucificado; Ntra. Sra. de las Angustias ( reflejando el dolor más grande que puede sentir una madre, la muerte de su hijo); el impresionante Santo Sepulcro; la belleza y aparente fragilidad de Sta. María Magdalena  que contó con la fortaleza que le proporcionó ser seguidora de Cristo. Esta noche será portada por mujeres competeñas. Ya de madrugada, las mujeres vestidas de luto acompañarán en su desdicha a Ntra. Sra. de la Soledad rezando el rosario por la estación corta.
 
Un día tan emotivo como éste necesita  un mayor detenimiento:
 
Son las 7:00 h., mi hijo, como todos los años, desde muy pequeño, está listo con sus mejores galas para asistir al Vía Crucis con su padre y su abuelo. Así es en la mayoría de los hogares competeños. ¡Qué tristeza embarga sus ojos mirando al Señor crucificado! Es una procesión única, diferente a la de los pueblos del entorno. Es costumbre desde siempre que los hombres de Cómpeta (incluidos los que viven fuera, los extranjeros y los visitantes) se reúnan en el Templo para acompañar al Cristo Crucificado por las calles de Cómpeta con sus rezos y cantos:
 
“El Hijo del Eterno
 
de espinas coronado,
 
a muerte es  condenado
 
cual pérfido traidor.
 
Y yo con nuevas culpas
 
con nefandos delitos,
 
pedí la muerte a gritos
 
de Dios mi Salvador.
 
 
Perdona Jesús mío,
 
perdona mi pecado,
 
con él he renovado
 
ingrato tu pasión.
 
 
El abuelo, hombre profundamente religioso, siempre junto al párroco, leía durante muchos años  un pasaje de las 14 estaciones  en la Plazoleta. Ahora su edad ya no se lo permite, aunque no le frena para participar en el Sermón de las Siete Palabras:
 
1ª- Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen (Lc. 23, 24)
 
2ª - Hoy estarás conmigo en el Paraíso (Lc. 23,43)
 
3ª- Madre he aquí a tu hijo, hijo he aquí a tu madre (Jn 19, 26)
 
4ª- Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? (Mt 27, 46)
 
5ª- Tengo sed (Jn 19, 28)
 
6ª- Todo está consumado (Jn 19,30)
 
7ª- Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu (Lc 23, 46)
 
Ese día recordamos la Pasión de Nuestro Señor, su prisión, los interrogatorios de Herodes y Pilatos; la flagelación, la coronación de espinas y la crucifixión. 
 
Soneto a Cristo Crucificado
 
No me mueve, mi Dios, para quererte
 
el cielo que me tienes prometido, 
 
ni me mueve el infierno tan temido
 
para dejar por eso de ofenderte.
 
Tú me mueves, Señor, muéveme el verte
 
clavado en una cruz y escarnecido,
 
muéveme ver tu cuerpo tan herido,
 
muévenme tus afrentas y tu muerte.
 
Muéveme, en fin, tu amor y en tal manera,
 
que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
 
y aunque no hubiera infierno, te temiera.
 
No tienes que dar porque te quiera
 
pues aunque lo que espero no esperara
 
lo mismo que te quiero te quisiera.
 
 
 
Sábado Santo: Oración y espera silenciosa
 
También es conocido como el Sábado de Gloria. Será un día de silencio y recogimiento, de luto intenso y expectación. En la solemne vigilia pascual celebraremos el paso de la muerte  a la Vida. Estamos tristes por la muerte de Jesús, pero acompañamos a su madre, rezando el Stabat Mater y el Santo Rosario porque pronto retornará del Abismo y el gozo invadirá nuestros corazones: Jesús va a Resucitar. Encenderemos nuestras velas en la hoguera  situada a las puertas del Templo.
 
Domingo de Resurrección: Esperanza y futuro
 
MÚSICA
 
Tras la Santa Misa de Resurrección caminaremos junto al Santísimo Cristo Resucitado, Sta. María Magdalena y Ntra. Sra. de los Dolores en una estación larga, llena de ánimos renovados y esperanza en el futuro. 
 
Día emocionante para las familias de los-as  jóvenes “quintos-as” que siguiendo la tradición y aunque ya no exista el Servicio Militar obligatorio portarán a hombros a Ntra. Sra. de los Dolores con la alegría propia de la juventud.
 
La plaza  Almijara estallará en júbilo cuando se reúnan los tres tronos y dancen acompasadamente hasta su regreso al templo, celebrando el final del sufrimiento y el inicio de una nueva etapa con la Resurrección.
 
Todos hemos pasado en algún momento por situaciones en nuestra vida que pudieran asemejarse (simbólicamente) a lo acontecido esta Semana Santa ¿Quién no se ha sentido alguna vez incomprendido-a, perseguido-a, humillado-a, sin salida ? ¿Quién gracias a su Fe, a su familia, a sus amigos-as…, no ha visto por fin un haz de luz en el oscuro túnel tras una catástrofe natural, una pérdida familiar, una enfermedad?
 
Desde aquí un mensaje de esperanza a todas las personas afectadas por los terremotos de Haití y Chile; por las inundaciones a causa del temporal; a las que han perdido algún familiar en accidente; a las que sobrellevan con valentía las crueles enfermedades; porque como discípulos-as de Cristo somos capaces de resurgir.
 
Ya al final de este Pregón, invitaros a todos y todas a participar activamente en la Semana Santa competeña, a seguir luchando para que nuestras costumbres y tradiciones sigan vivas y sean heredadas por las siguientes generaciones.
 
 
         ¡Hasta siempre! Muchas gracias por vuestra atención. 
 
                                              
Trini  Ortiz  Morente, Cómpeta, 27 de Marzo de 2010
 
 

Octavio L.R.

Octavio López Ruiz

C/ Rampa, 2
29754 Cómpeta (Málaga)
info@octaviolr.net

Esta web

Creada y diseñada por:

Octavio López Ruiz.

25/03/2003

Sugerencias

Ayúdame a mejorar esta web

Envíame tus sugerencias